Entrenar a tu perro es un trabajo laborioso y vas a necesitar mucha paciencia. Aun así, no es una tarea desalentadora, ya que si todo se hace como debe, pronto verás resultados.

Apunta a tu mascota a un programa de adiestramiento para perros ( Nosotros te ofrecemos en Petshop, revisa nuestra tienda virtual y compra el programa que ofrecemos, recuerda que si tienes alguna duda puedes comunicarte a nuestra línea de atención).

Todos nuestros enfoques se basan en el adiestramiento en positivo, por lo que descartamos forzar al perro, el adiestramiento a través de dispositivos eléctricos o cualquier técnica que consideremos que puede dañar al animal.

¿Qué técnicas de adiestramiento existen?

Refuerzo positivo

Hay muchas maneras diferentes de entrenar a un perro, pero la mayoría de los profesionales de los perros están de acuerdo en que el adiestramiento en positivo es la mejor técnica tanto para el perro como para el entrenador.

Este método de entrenamiento comienza con la recompensa de un comportamiento deseado justo después de que suceda. De esa manera el perro asocia el comportamiento con la recompensa.

El refuerzo positivo requiere constancia y coherencia. Por lo tanto, todos en casa tienen que usar los mismos comandos de órdenes y sistemas de recompensa. Puedes empezar con recompensas continuas cada vez que el perro haga lo correcto. Después, ve gradualmente a las recompensas intermitentes a medida que el comportamiento se empiece a convertir en una costumbre.

Las recompensas pueden incluir golosinas, juguetes o elogios. Con este método puede ser fácil sobrealimentar a tu perro, así que usa golosinas pequeñas. Este método es excelente para aprender órdenes básicas, pero necesitas paciencia.

Adiestramiento con clicker

El entrenamiento con clicker también se basa en el condicionamiento operante y utiliza los mismos principios que el refuerzo positivo. De hecho, el clicker se puede clasificar como una de las técnicas de adiestramiento positivo. Se basa en el uso de un dispositivo para hacer un ruido rápido y agudo, como un silbato o un “click” para avisar a un perro de que ha realizado un comportamiento deseado.

La ventaja de usar el adiestramiento con el clicker es que señala el momento exacto en que finaliza el comportamiento deseado y exactamente qué se está recompensando. Luego, los entrenadores pueden usar el clicker para dar forma a nuevos comportamientos y agregar comandos verbales.

Antes de utilizar esta técnica de adiestramiento, el perro debe estar condicionado para saber que un clic significa que se está recibiendo una recompensa. El comando verbal se puede introducir para formar una nueva asociación una vez avanzado el entrenamiento. Este es un excelente método para aprender nuevos trucos, y puede ayudar a dar forma a lo básico en tareas más complicadas.

Aunque es clicker es bueno para aprender nuevos comportamientos, no es necesariamente adecuada para contener comportamientos no deseados. Cuando se usa junto con otros métodos de entrenamiento, puede ser muy efectivo en el entrenamiento.

Método espejo

Esta técnica de adiestramiento canino se basa en que los perros aprenden por observación. Al proporcionar al perro la compañía de otro perro ya adiestrado se ayuda al perro novato. Además, al tener un rival, aumenta la competitividad por los recursos y el perro sin entrenamiento se concentrará más en aprender el comportamiento que le es premiado. Según los expertos, este método de entrenamiento tiene el mismo éxito que el refuerzo positivo y el condicionamiento operante de clicker.

Algunos entrenadores lo encuentran más natural. Si el perro tiene un fuerte vínculo con el dueño, esta puede ser una de las técnicas más cómodas. El entrenamiento basado en relaciones combina varias técnicas de entrenamiento, pero tiene un enfoque más individualizado. Es la relación entre perro y humano lo que impulsa todo.

Esta técnica de adiestramiento pretende fomentar la comunicación y fortalecer el vínculo entre dueño/a y animal. Es decir, el entrenador puede utilizar el refuerzo positivo y el método del clicker, pero apoyado por el dueño, quien debe conocer el lenguaje corporal de su perro. Este método se suele utilizar para adiestrar animales con algún problema cognitivo, traumas u otras dificultades psicológicas.

El ambiente del perro debe estar controlado para limitar los comportamientos no deseados, y la nueva información que se le dé se basa en el éxito del ejercicio anterior. Por ejemplo, si un perro tiene dificultades para aprender a sentarse debe ser llevado a una habitación tranquila y practicar ahí antes de intentarlo en el parque o en algún lugar con distracciones. De esta manera, el entrenador y el dueño averiguarán por qué el perro no sigue las órdenes en lugar de castigarle. ¿El perro se distrae con facilidad? ¿No puede oír su alrededor o simplemente no está dispuesto a actuar?

Tomado de: https://www.snau.es/blog/tecnicas-adiestramiento-canino//