Es fundamental que prestes atención a los cambios de hábitos de tu mascota, ya que muchas veces son estas señales las que te indican que algo no está bien.

De todas las preocupaciones que los cuidadores de Animales de Compañía pueden tener en torno a la cirugía, el peligro que la anestesia tiene para la vida de su perro o gato, probablemente encabece la lista.

1. La anestesia tiene mucho riesgo.

Por supuesto siempre hay un riesgo con la anestesia, pero este es inmensamente más pequeño de lo que se piensa.

¿Qué porcentaje de animales anestesiados tienen problemas con la anestesia, incluyendo desde los más sanos hasta los más enfermos? 30%? 20%? 10%? 5%? 1%?, ¿Qué piensas?

Un estudio del año 2018 del equipo del profesor de la CEU UCH José Ignacio Redondo ha evaluado 12.876 casos de perros de todo el mundo, de los cuales solo 71 fallecieron como consecuencia de la anestesia, con lo que el índice de mortalidad canina en la que la anestesia puede ser un factor desencadenante se sitúa en el 0,55%. En gatos, sobre los 2.958 casos registrados, la mortalidad es aún más baja, del 0,47%, con solo 14 muertes.

Como puedes ver, la anestesia es en general muy segura. Mucho más segura de lo que la mayoría podría pensar.

Con la mejora en el conocimiento de los fármacos anestésicos y los avances en la monitorización, el porcentaje de perros y gatos que muere bajo anestesia es mucho menos del 0,5%.

2. La mayoría de las complicaciones se producen durante la cirugía o mientras se está bajo anestesia

La experiencia nos dice que la mayoría de las veces, el riesgo real no se da durante la cirugía y por la anestesia, sino durante la recuperación.

Durante la recuperación después de la anestesia de una mascota es cuando pueden surgir complicaciones.

En el estudio mencionado anteriormente los resultados revelan que el 86% de las muertes por anestesia en perros y el 78,6% en gatos se producen en el postoperatorio y que los factores que más influyen en la mortalidad son el estado físico del animal, su edad y su peso.

Es fundamental que el centro donde lleves a tu mascota tenga personal que continúe vigilándola de cerca después de la anestesia.

En Pet Shop Animal Hospital somos conscientes de esto y como habrás comprobado si hemos anestesiado o tranquilizado en alguna ocasión a tu mascota, no dejamos que ningún perro o gato se vaya a casa hasta que su recuperación sea total y pueda, como poco, andar por sí solo.

3. Todos los veterinarios ofrecen y practican las mismas técnicas de anestesia

En realidad, en cada centro se usa una técnica anestésica diferente, según la experiencia del veterinario y del equipo del que disponga.

Lo normal es usar el método que sea más seguro para la mascota basándose en los análisis de sangre, examen físico, la enfermedad, raza, edad, etc.

4. Los medicamentos anestésicos pueden hacer daño a mi mascota

Si bien es cierto que todos los medicamentos pueden dar problemas en un animal concreto, como las reacciones alérgicas a algunos antibióticos de uso común

La realidad es que muy pocos animales experimentarán una reacción inesperada a un anestésico.

Cada medicamento tiene su tiempo y lugar, por lo que es importante antes de la cirugía realizar un examen pre-operatorio básico, un análisis de sangre y según el caso, pueden necesitarse exámenes de laboratorio adicionales.

Además, puede ser posible minimizar los efectos secundarios de algunos medicamentos. Por ejemplo, algunos tipos de anestesia pueden afectar indirectamente a los riñones, que pueden ser protegidos manteniendo al paciente con una correcta cantidad de suero intravenoso.

Es importante que recuerdes que la anestesia en general es muy segura.

Lo más importante es:

  • Los medicamentos que se utilizan
  • El conocimiento de las personas que los utilizan
  • Lo más importante es la atención proporcionada a los pacientes cuando se despiertan de la anestesia.

Por esto, antes de dejar a tu mascota para cualquier procedimiento que requiera anestesia o sedación no dudes en preguntar sobre el protocolo anestésico que usarán y aún más importante sobre la atención postoperatoria que recibirá